¡Por un mejor Perú! Realizamos la ceremonia “Camino al bicentenario: Tejiendo caminos de ciudadanía y reconciliación”, donde se reconoció a representantes de comunidades y colectivos afectados por el periodo de violencia 1980-2000. #SemanaDeLosDerechosHumanos

La ministra de Justicia y Derechos Humanos, Ana Teresa Revilla Vergara, afirmó hoy que este año se logró un hito en materia de reparaciones colectivas otorgadas por el Estado a comunidades afectadas por el periodo de violencia de 1980 al 2000.

Precisó que el monto de inversión asignado para ese fin asciende a 88 millones de soles, contando con las contrapartidas de los gobiernos locales. En tanto, el número de atenciones alcanza una cifra histórica, la más alta de los últimos 10 años, abarcando a 586 comunidades y organizaciones, lo que representa un incremento de 344%.

La ministra hizo estos anuncios en la ceremonia de reconocimiento a comunidades y colectivos afectados por el periodo de violencia de 1980 al 2000, organizado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos (MINJUSDH), como parte de las actividades de la Semana de los Derechos Humanos.

En este acto participaron el presidente de la República, Martín Vizcarra; el titular de la PCM, Vicente Zeballos, así como 81 alcaldes provinciales y distritales y más de 100 representantes de comunidades que son atendidas con reparaciones colectivas a través de la Comisión Multisectorial de Alto Nivel (CMAN), del MINJUSDH.

En su discurso, asimismo, la ministra anunció que para el próximo año el MINJUSDH tiene proyectado atender con reparaciones colectivas a 700 comunidades y, de esa manera, continuar con dicho proceso para que, al 2023, se haya cumplido con la totalidad de esta modalidad de reparación.

Durante la ceremonia, la ministra hizo entrega simbólica de la Resolución Ministerial que autoriza la transferencia de 31.9 millones de soles a gobiernos locales para la ejecución de proyectos productivos y de infraestructura en 319 comunidades del país, como parte del Plan Integral de Reparaciones (PIR).

Luego, señaló que las reparaciones son un deber ético, legal y moral, y que en los 15 años de implementación del PIR, el Estado ha invertido alrededor 858 millones de soles: 324 millones en reparaciones económicas; 330 millones en reparaciones colectivas; 65 millones en reparaciones en educación; 48 millones de soles en reparaciones en salud y 90 millones en reparaciones en vivienda.

Admitió que el trabajo de reparaciones es complejo, no solo por el número de comunidades atendidas, sino también por la diversidad geográfica y cultural de los colectivos, donde muchas veces son estos proyectos los que permiten que por primera vez se realice el izamiento de la bandera del Perú y se sienta la presencia del Estado. “Ese es el mayor reto. Renovar el vínculo

y confianza entre el Estado y las poblaciones que sufrieron la vulneración de sus derechos individuales y colectivos”, indicó.

Entre 1980 y el 2000, el país atravesó un período de violencia que dejó alrededor de 227 mil víctimas civiles, policiales y militares; y 5,712 comunidades y 138 organizaciones de personas desplazadas.