thumbnail_uih

Entrevista. El funcionario de la Comisión Multisectorial de Alto Nivel destacó la importancia de elevar la calidad de vida de 6,000 comunidades del país que han sufrido algún tipo de violencia y que necesitan una atención multisectorial e intergubernamental

Percy Buendía Q.
pbuendia@editoraperu.com.pe

¿Cuál es el balance que hace del trabajo de la CMAN en este primer año de gobierno?

–En general, el balance es positivo pues avanzamos en todo lo que nos propusimos como línea urgente de trabajo. Sin embargo, como es un tema que venía, durante mucho tiempo, sin una atención prioritaria, todavía hay una serie de desafíos que debemos afrontar.

Nosotros teníamos tres pilares de trabajo muy claros y en todos ellos hubo avances importantes. El primero, era mantener una relación de trabajo cercana, transparente y, sobre todo, con mucha rendición de cuentas a las propias víctimas de la violencia política.

Durante este año, lo hemos logrado, pues sostuvimos más de 60 reuniones descentralizadas en las provincias, distritos y comunidades más alejadas para informar sobre el Plan Integral de Reparaciones (PIR), pero, principalmente, para establecer conjuntamente con las propias víctimas una política de atención de acuerdo con sus necesidades.

En esa misma línea, tuvimos y tenemos una atención con pertinencia intercultural. ¿Qué significa eso? Tres de cada cuatro víctimas son quechuahablantes y antes no había un servicio lingüístico para esta población. Hoy, toda la información que produce la CMAN respeta la lengua o idioma de las víctimas, por lo que en cada una de las oficinas de la institución labora un servidor que habla quechua para que justamente la persona pueda expresarse en su idioma.

El sistema de atención al público también ha cambiado. Antaño, una persona que venía a la institución podía tardar hasta seis horas en ser atendida y recibir una orientación. Hoy, hemos unificado y sistematizado mucho los procesos, lo que ha reducido a cerca de una hora el tiempo de espera de los ciudadanos.

–¿Cómo se desarrollaron los otros ejes de trabajo?

–En este periodo de 12 meses, conseguimos también la mejora de las propias reparaciones y aquí hubo cambios sustanciales en las reparaciones individuales, colectivas y educativas.

En las individuales, respecto a las indemnizaciones económicas, hubo dos cambios importantes. El primero, es la reapertura del Registro Único de Víctimas para los que se inscribieran con posterioridad al 1 de diciembre de 2012 pudieran acceder a los beneficios. Acá, se hicieron las modificaciones normativas respectivas. En segundo lugar, se dio el reconocimiento de aquellas personas que tenían más de una afectación.

Esto nos permitió, en este año de trabajo, emitir seis listas con reparaciones por 31 millones de soles, lo que posibilitó beneficiar directamente a las víctimas civiles, policiales y militares. Ese es un logro concreto que favoreció a más de 6,000 personas.

El segundo gran logro ha sido la atención a más comunidades en proyectos de reparaciones colectivas y se destinó más de 21 millones de soles para 211 proyectos que pueden ser canales de regadío, infraestructura para escuelas, salones multiusos e, incluso, mejoramiento de ganado y de plantones de cacao, reproducción de cuyes, etcétera.

El tercer cambio es en las becas de educación. Este es el año en que hubo más becas para las víctimas de la violencia. De las seis ediciones de la Beca Repared, este año se duplicaron y otorgamos 400 para las víctimas y sus beneficiarios.

–¿Cuál es su evaluación del trabajo realizado con los gobiernos regionales y locales en la atención a las víctimas? 

–El tercer eje de trabajo que nos trazamos al inicio, que es el fortalecimiento de las relaciones con los gobiernos regionales y locales, es quizá en el que hay que poner un mayor esfuerzo de aquí a los próximos meses.

Ahí vale la pena analizar las causas de la situación y que todavía no existe, y esperamos conseguir, un compromiso de los gobiernos regionales y locales en la atención a las víctimas de la violencia política.

Así como el Ejecutivo puso en su agenda prioritaria esta atención, los gobiernos regionales deberían también fortalecer las instituciones que tienen que ver con el tema para brindar los servicios que señalen las víctimas.

Entonces, el impulso que debemos dar desde la comisión multisectorial tiene que estar, en los próximos meses, focalizado en fortalecer el rol de los gobiernos regionales y locales en la atención de las víctimas.

–¿Qué otras acciones reforzará la CMAN en los próximos 12 meses?

–En estos momentos, hay 6,000 comunidades reconocidas dentro del Registro Único de Víctimas que sufrieron diversos niveles de violencia. Estas reciben una atención en reparaciones colectivas, hablamos de proyectos de infraestructura y de desarrollo.

Sin embargo, muchas, lamentablemente, todavía no han logrado una mejora en las condiciones de vida. Aún tienen las mismas brechas en falta de acceso a la educación, salud, etcétera.

No hubo un cambio sustancial en el desarrollo de esas comunidades. ¿Qué se requiere para eso? Que la actuación del Estado no sea solo con un proyecto de desarrollo, sino más bien una acción articulada e integral.

En la última sesión de la CMAN se autorizó a iniciar la elaboración de una estrategia multisectorial e intergubernamental para justamente atender a las comunidades de manera integral. Es decir, que no solo sea un proyecto de reparaciones colectivas, sino que vayamos también con los sectores educación y salud, con saneamiento en el tema de agua potable. Tienes que ir con proyectos agrarios, por eso se ha incorporado recientemente el Ministerio de Agricultura. Es decir, se tratará de una intervención articulada.

Pagos por múltiple afectación

Daniel Sánchez manifestó que aún no concluye el proceso de pagos por múltiple afectación, pues se revisa el universo de nuevos beneficiarios. En la primera lista se priorizó la atención a los mayores de 65 años con cinco a más afectaciones, refirió. En la última, sostuvo, se dio preferencia a las personas mayores de 70 años. “Esperamos con la asignación de más presupuesto cubrir todo el universo. Aún hay pendientes más o menos 26 millones de soles para la atención de todas las víctimas de múltiples afectaciones que son cerca de 7,000. A ellas falta pagarles sus otras reparaciones. Ya se les pagó una, pero quedan las otras pendientes”, dijo el Secretario Técnico.

Voluntad

Es necesario que los gobiernos regionales y locales tengan la voluntad de poner el tema de la atención a las víctimas de la violencia política 1980-2000 en sus agendas prioritarias, afirmó Daniel Sánchez.

“Un segundo nivel es que haya un presupuesto adecuado para las políticas que se quieran ejecutar en relación con esa atención y, tercero, se requiere de un fortalecimiento de las capacidades individuales”.

Sánchez reveló que muchos funcionarios regionales que visitaron la CMAN-Reparaciones durante estos primeros 12 meses de gobierno, a pesar de ser regiones muy golpeadas por el terrorismo, desconocen que hay un Plan Integral de Reparaciones o, incluso, que existen programas que se deberían ejecutar en sus jurisdicciones.

“Nos hemos reunido con varios gobernadores y funcionarios y lo que esperamos es contar con políticas regionales de atención a las víctimas de la violencia. Las características de las víctimas en las regiones no son uniformes”.