Titular del MINJUSDH señala que desde el Estado continuarán implementando acciones para atender secuelas de tan nefasta época

La Ministra de Justicia y Derechos Humanos, Ana Teresa Revilla, rindió homenaje a 17 valerosos policías asesinados por el grupo terrorista Sendero Luminoso, un 4 de febrero de 1993, en Huarmaca, Piura. Frente a las viudas, hijos y padres de estos héroes de la pacificación nacional, Revilla afirmó que como Estado “hacemos nuestro ese dolor, y nos comprometemos a continuar implementando acciones conjuntas para atender las consecuencias de estas pérdidas y garantizar que este tipo de actos de violencia que enlutaron a nuestro país no se repitan jamás”.

En el acto, organizado por la Comisión Multisectorial de Alto Nivel (CMAN) del MINJUSDH y realizado la noche del último martes en el Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social (LUM), participó también el Presidente del Consejo de Ministros, Vicente Zeballos, así como el Ministro del Interior, Carlos Morán.

“Ellos dieron su vida al Perú, un país que por entonces sufría 13 años de violencia iniciada por el grupo terrorista Sendero Luminoso. Esa situación motivó el deseo de paz en jóvenes que portaron el uniforme y decidieron servir a la patria para que peruanos y peruanas superáramos los horrores de la violencia. Hicieron honor a ese impresionante himno que afirma: ´donde exista el peligro, donde clame el dolor, siempre habrá un Policía presto a servir, listo a morir por el Perú.´”, manifestó la titular del MINJUSDH.

Hace 27 años, un grupo de 17 policías acudió a rescatar a cuatro colegas que habían sido secuestrados por Sendero Luminoso, en Huarmaca, Piura. En el camino fueron atacaron por los terroristas, que hicieron volar el vehículo en que iban. En dicho atentado fallecieron los oficiales y suboficiales PNP Roberto Morales Rojas, Mario Palacios Bobadilla, Leonardo Serrano Vílchez, Elber Baca Juárez, Ricardo Benavides Huiman, Jorge Farfán Sánchez, Julio Paico García, Benjamín Yarlaqué Castañeda, Humberto Aguirre Silupu, Marco Mendiola Céspedes y Marcos Salazar Ipanaque. También, José Baldera Berna, Víctor Benavides Cruzado, Santos Chumpen Torres, José Guevara Dávila, Guillermo Hernández Ramírez y José Espada Ccanto. Sobrevivieron a esta masacre los suboficiales PNP Mavel Rodríguez Guerrero y Miguel Carrasco, este último aún en actividad.

El presidente del Consejo de Ministros, Vicente Zeballos Salinas, pidió disculpas públicas por la ausencia del Estado durante esos años. “No podemos quedarnos meramente en el mensaje, sino en la actitud. Y la mejor respuesta que tenemos que dar todos los peruanos es Nunca más terrorismo”, enfatizó.

Al finalizar la ceremonia, se develó en las instalaciones del LUM una placa conmemorativa en homenaje a los valerosos policías, como forma de preservar la memoria de lo sucedido y como parte del Programa de Reparaciones Simbólicas que el Estado viene ejecutando.