MINJUSDH tiene instalados 57 módulos de atención del RUV en 12 regiones del país.

El Registro Único de Víctimas (RUV) ha acreditado hasta la fecha un total de 249,535 personas individuales y comunidades afectadas por el periodo de violencia que vivió el país entre los años 1980 y 2000.

De ese total, 228,021 corresponden a víctimas individuales; 5,712 a comunidades; 138 a organizaciones de desplazados no retornantes y 15,115 a beneficiarios especiales de reparaciones en educación (REBRED).

La instancia encargada de elaborar el RUV y acreditar a las víctimas es el Consejo de Reparaciones (CR), órgano adscrito al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos (MINJUSDH). Con la acreditación, los afectados pueden hacer efectivo su derecho a acceder a los programas de reparaciones que implementa el Estado.

“El RUV es una herramienta permanente, según Ley. Por ello, estamos trabajando para llegar a las zonas donde todavía quedan personas sin inscribirse, a través de una serie de acciones como las alianzas con el programa PAIS del MIDIS”, explicó Marlene Román, secretaria técnica del CR.

Agregó que el objetivo del MINJUSDH es fortalecer la legitimidad de esta herramienta, llegando a todos y todas y, sobre todo, manteniendo la rigurosidad en el proceso de calificación.

Refirió además que en la actualidad existen 57 módulos de atención del RUV en 12 regiones del país, en virtud a convenios con los gobiernos locales. En ese marco, recientemente se firmó un convenio con el Gobierno Regional de Ica y se espera que el número de oficinas se vaya incrementando progresivamente.

El RUV es una herramienta utilizada por las entidades del Estado encargadas de implementar el Plan Integral de Reparaciones. En el REBRED, entretanto, se inscriben aquellos hijos o nietos a quienes las personas registradas en el RUV les ceden su derecho a la reparación en Educación. Ninguna de estas herramientas considera como víctimas o beneficiarios a los miembros de los grupos terroristas.

Cifras

Del total de personas individuales inscritas en el RUV, el 53% son hombres y el 47% mujeres. Según las cifras, 142,662 son víctimas directas y 85,908 familiares de víctimas fallecidas y desaparecidas. En el caso de los familiares, el 74% son hijos y el 57% son mujeres.

La región con mayor número de afectaciones es Ayacucho (92,596), seguido de Huánuco (29,986); Junín (21,625); Huancavelica (21,546); Apurímac (19,188); San Martín (13,326); y Puno (7,484).

El Registro Especial de Beneficiarios en Educación (REBRED), entretanto, tiene un total de 15,115 inscritos, de los cuales el 52% es hombre y el 48% mujer.